Novela sueca, novela negra, novela femenina

| 12 mar. 2011

Åsa Larsson se dio a conocer en España con “Aurora boreal”, si bien la obra data de 2003. Su recepción, amparada en el “boom” de “Millennium”, fue muy positiva e inició una saga que  tuvo su continuación el año pasado con “Sangre derramada”; en ella vuelven a aparecer las mismas protagonistas: la abogada Rebecka Martinsson y la policía Anna-Maria Mella, y el mismo espacio, Kiruna, un pequeño pueblo del norte de Suecia, donde se crió la autora.

Frente al espacio urbano, las nuevas tecnologías, el cosmopolitismo y, por qué no decirlo, la falta de preocupación estilística que caracterizan la trilogía de “Millennium”, nos encontramos en “Sangre derramada” con otro tipo de literatura: el mundo cerrado de una pequeña localidad, la religiosidad omnipresente, el primitivismo de sus personajes y un lenguaje y una atmósfera narrativa que no tienen nada que ver con el “best seller” de Stieg Larsson. Hay aquí una prosa cuidada, envolvente, que penetra en la caracterización psíquica de los personajes en busca de los motivos para su comportamiento: cualquiera puede ser el asesino, todos tiene sus pequeñas miserias que esconder y sólo al final, la frustración personal del homicida desvela su identidad.

No es una novela de investigación: la abogada Rebecka Martinsson asiste a los acontecimientos más bien como testigo alucinado de su reencuentro con el pueblo que desencadenó la tragedia comunitaria y su tragedia personal en “Aurora boreal”; la policía Anna-Maria Mella está más pendiente de los problemas familiares que de las pesquisas; el hallazgo del asesino no es más que fruto de la casualidad. Importa más a la autora crear un clima determinado: el clima malsano de Kiruna, un ambiente que apabulla a los personajes y agobia al lector (las retrospecciones en presente contribuyen a esto); quizá por ello, como contrapeso, Åsa Larsson termina los capítulos con apéndices liberadores: las aventuras de una loba expulsada de la manada hasta que llega a Kiruna, y allí es defendida por la que, a la postre, sería la mujer asesinada.

8 comentarios:

Manuel dijo...

"Frente al espacio urbano, las nuevas tecnologías, el cosmopolitismo y, por qué no decirlo, la falta de preocupación estilística que caracterizan la trilogía de “Millennium”..."
¿Puedes argumentarme un poco lo de la falta de preocupación estilistica..?
Siempre he creído que lo único que no se puede evitar en cualquier obra es precisamente el estilo. Salvo que no tengamos el mismo concepto de lo que es el mismo... Lo reconozco: Tengo mucho que aprender. Gracias de antemano.
Saludos

federubio dijo...

Pero ... ¿quien se atreve a comentar nada, con ese vocabulario tan rico, con esa claridad expositiva, concisa, ... ? se me acaban las palabras.
Dan ganas de leer el libro. Espero que sea la mitad de bueno que la entrada.
¿Para cuando tu primera novela, Angel?

Ángel dijo...

Manuel, creo que la mejor forma de argumentar mi opinión es citar las palabras del premio Nobel Mario Vargas Llosa, "linkeadas" en la entrada:

"La novela no está bien escrita (o acaso en la traducción el abuso de jerga madrileña en boca de los personajes suecos suena algo falsa) y su estructura es con frecuencia defectuosa, pero no importa nada, porque el vigor persuasivo de su argumento es tan poderoso y sus personajes tan nítidos, inesperados y hechiceros que el lector pasa por alto las deficiencias técnicas."

federubio, es Ud. que me ve con buenos ojos. Gracias. ¿Cuándo nos vuelve a visitar?

Manuel dijo...

No nos entendemos...
El Nobel dice no tener claro si está mál escrita o si el traductor ha pasado demasiadas noches de marcha por Chamberí o Malasaña; Por otra parte, los defectos estructurales parece que no llegan a distraer "...el vigor persuasivo de su argumento es tan poderoso y sus personajes tan nítidos, inesperados y hechiceros..."
Creo que Don Mario hace un comentario muy positivo de la obra. A pesar de las carencias que apunta, reconoce el vigor argumental, la credibilidad cautivadora de los personajes y la empatía con los lectores...
Probablemente las mismas virtudes y defectos que más de uno puede apuntar al Quijote de D. Miguel...
Saludos ;-)

Ángel dijo...

Manuel, mi entrada versaba sobre "Sangre derramada", si he citado la trilogía de "Millenium" era para justificar el éxito de la novela negra sueca y, en concreto, de esta autora y para contraponer dos diferentes maneras de escribir. De mi comentario:

"Frente al espacio urbano, las nuevas tecnologías, el cosmopolitismo y, por qué no decirlo, la falta de preocupación estilística que caracterizan la trilogía de “Millennium”"

no se deduce más crítica negativa a la obra que la del estilo, en lo cual coincide (valga la presunción por mi parte) Vargas Llosa. Que me parecen unas novelas interesantes y creadoras de un personaje, E. Salander, inmortal, lo atestigua que me haya leído las más de dos mil páginas en un periquete y que haya disfrutado enormemente de sus peripecias; lo cual no es óbice para ponerles el pero de un estilo descuidado, una organización de la materia narrativa, a veces, deficiente y una falta de verosimilitud en algunos episodios. ¿"Don Quijote" también tiene defectos? Sí, pero en materia estilística es insuperable.

Saludos.

Manuel dijo...

Me atrevería a afirmar que los mismos que tu apuntas:
"lo cual no es óbice para ponerles el pero de una organización de la materia narrativa, a veces, deficiente y una falta de verosimilitud en algunos episodios. ¿"Don Quijote" también tiene defectos? Sí, pero en materia estilística es insuperable."
En mi descargo, tengo que decir que la ignorancia es muy atrevida. Por éso, oso.

Manuel dijo...

Perdona, Angel, los mismos,no. Sólo algunos...
Realmente no lo hacía por maldad sino por leer algo en este blog nuestro.
saludos
;-)

Ángel dijo...

Manuel, no hay nada que perdonar. Así le damos vidilla al blog, interactuamos y ejercitamos la dialéctica. Saludos.