¿Competencias? No, gracias

| 10 abr. 2014


Fernando Iwasaki es un escritor peruano afincado en Sevilla desde 1989. En un reciente artículo de opinión reflexiona sobre el conflicto entre competencias y conocimientos; se puede leer en él una serie de perlas que sólo alguien que no se dedica a la enseñanza puede proferir sin temor a represalias y a ser tachado de incorrecto. ¡Ahí va! Destaco en negrita lo más llamativo.

Los resultados del último informe PISA han vuelto a deparar un pésimo resultado para el educando español, aunque en este caso la materia evaluada se me antoja de un valor discutible, pues se supone que las «habilidades» de los jóvenes españoles están (otra vez) por debajo de la media europea. ¿A quién se le ocurre creer que si estamos mal en conocimientos podríamos estar mejor en habilidades? Entiendo las «habilidades» y las «competencias» como una suerte de «gestión» y —por lo tanto— donde no hay conocimientos no hay nada que gestionar.

Se supone que la «habilidad» para comunicarse es estupenda, pero el desparpajo, la extroversión y la simpatía no sirven para nada cuando los mensajes son huecos, anodinos e intrascendentes. Algunas de las jóvenes estrellas de la política nacional dizque son buenos comunicadores, pero sus discursos son un conjunto de naderías, lugares comunes y fórmulas retóricas que no trasmiten ninguna sustancia intelectual, aunque la puesta en escena parezca convincente. Hoy por hoy, tener «habilidad» para comunicar es ser un persuasivo muñeco de ventrílocuo, porque muy pocos elaboran sus mensajes y la mayoría se conforma con repetir como loros lo que les enseñan otros.

Me consta que muchos jóvenes son muy competentes con las nuevas tecnologías, pero casi nadie lee los manuales elaborados por los fabricantes. ¿Para qué coger el mapa de una ciudad si los GPS de los coches y los móviles sirven para llegar hasta los destinos finales en cualquier lugar del mundo? Conozco jóvenes que cuando viajan están más pendientes de las pantallas de sus móviles que de las ciudades que visitan. ¿Cómo se orientarían sin los artilugios digitales? Los conocimientos podrían ser las referencias a través de las cuales construir los mapas de los territorios que uno se dispone a descubrir.

En realidad, no me preocupa que un joven sea incapaz de desarrollar las nuevas «habilidades» que hacen falta para triunfar en el mundo contemporáneo, porque lo que me apena de verdad es lo complicado que resulta encontrar jóvenes menores de 30 años que sepan preparar un cocido, unas lentejas, una alboronía o unas papas con chocos. ¿De qué sirve la habilidad para calentar cuando no se tienen los conocimientos para cocinar? Por no hablar de que esos mismos conocimientos sirven para saber apreciar la buena mesa y reconocer las deudas de la gastronomía con la pintura, la historia y la literatura.

La pedagogía contemporánea le da un valor enorme a las «habilidades» y las «competencias», y aquí reconozco que uno proviene de un mundo abolido y quizá cancelado, donde los conocimientos eran lo más importante. Todavía nadie ha dicho alto y claro que la «habilidad» y la «competencia» consisten en hacer mucho sabiendo poco, así que sería de agradecer que alguien nos sacara del error o que fuera totalmente sincero, pues lo del PISA ya es deprimente.


1 comentarios:

¡Ahí te han «dao»! dijo...

Transcribiéndote el comentario que ya te hice en otro medio, el aprendizaje cooperativo o las competencias... son el nuevo camelo, el brindis al sol de los que han tirado la toalla. Y así estaremos hasta que venga otro majadero con una súper teoría pedagógica creyéndose el nuevo mesías, el salvador del sistema educativo.
Saludos.